“Valles escondidos”, los rincones secretos de Euskal Herria

EH30_Valles

Esta no es una selección de rincones desconocidos en Euskal Herria, porque de esos casi no quedan. Sin embargo, algunas comarcas, no pocos valles y pueblos, resultan casi invisibles para la mayoría de nosotros, incluso en los casos en los que se encuentran a escasos kilómetros de nuestros domicilios. Nuestras rutas nunca pasan por ellos. Siempre quedan al margen. Son los valles escondidos, los protagonistas del nuevo libro de la colección Euskal Herria Liburuak.

El autor, Alberto Muro, ha visitado, recorrido y fotografiado una quincena de valles y rincones al margen de las rutas convencionales pero no por ello exentos de belleza. Todo lo contario. ¿Quién nos dirá que Bóveda, ese rincón occidental de Gaubea / Valdegobía, no es un pueblo con encanto, rodeado de montañas, bosques y campos de cultivo? ¿Cuántos bilbaínos conocen Zeberio, un valle rural de 50 km2 de extensión a 12 km del centro de la capital vizcaína? ¿Quién ha pisado alguna vez Aritzakun, el valle olvidado de Baztan? ¿Quién sabe situar en el mapa Montori?

Distribuidos por todo el país, estos valles reflejan una amplia panoplia de paisajes, a cada cual más bello. Desde las huellas mineras de Galdames hasta el aislado pero extremadamente hermoso valle alavés de Arana. O desde la pirenaica aldea de Zilbeti hasta el singular valle del molino, donde encontraremos los concejos de Markinez y Arluzea, cobijados a la sombra del monte Kapildui.

En total, 15 valles y una treintena de propuestas de recorridos y ascensiones a sus cumbres más cercanas, para que disfrutemos de rincones bellos y poco conocidos de nuestra geografía.

 

“Valles escondidos”, Euskal Herriko ibar eder bakartiak

EH30_Valles

Hau ez da Euskal Herriko bazter ezezagunen hautapena, ezezagunik ez dagoelako gurean. Hala ere, badira bailarak, ibarrak, herriak, gutako gehienon begientzat ikusezin gertatzen direnak, gure etxetik kilometro gutxitara egon arren. Gure bizitzetako bideak ez dira inoiz handik igarotzen. Ibar ahaztuak dira, guretzat ostendurik gelditu direnak alegia, Euskal Herria Liburuak bildumako ale berriko (“Excursiones a valles escondidos”) protagonistak.

Alberto Muro argazkilari, kazetari eta gidariak hamabost haranetara hurbildu da, goitik behera ibili eta argazkitan jaso ditu. Ohiko ibilbideetatik kanpoko ibarrak dira, bazterreko baina eder. Izan ere, nork esango digu Boveda, Gaubea ibarreko mendebaldeko herri bakartia ez dela ederra bere horretan, mendiz, basoz eta galsoroz inguratuta? Zenbat bilbotar joan da inoiz Zeberiora, Bizkaiko hiriburutik 12 kilometrora dagoen 50 km2ko ibar horretara? Nor egon da inoiz Aritzakunen, Baztan ibarreko zokondo ahaztuan? Nork daki Montori mapan egoki paratzen?

Euskal Herrian barrena sakabanatuta daude ibarrok, nork bere paisaiarekin, zein baino zein ederrago. Horra hor, esate baterako, Galdameseko meatze zaharren orbanak, edo Arana ibar bakartiko bazter miragarriak. Horra hor, Pirinioetako mendi altuz hesitutako Zilbeti eta Markiz eta Arluzea kontzejuen artean zabaltzen den Molino errekaren harana, Kapildui mendiaren abaroan.

Orotara, 15 ibar eta 30en bat proposamen gure geografiako bazter eder eta bakartietan barrena ibiltzeko.

Roncesvalles – Orreaga, un santuario de altura

This slideshow requires JavaScript.

En los Pirineos existe una encrucijada en la que se han dado cita la historia, la fe, la naturaleza, el arte y la leyenda. Cada uno ha dado lo mejor de sí y de esa conjunción ha surgido Orreaga – Roncesvalles, visita obligada para quien se acerque al Pirineo navarro. Todos sus tesoros se hallan en el libro “Roncesvalles – Orreaga. Historia, arte y excursiones”, de Alberto Muro.

El reconocido fotógrafo y guía ha buceado en la historia y leyenda de un lugar en el que se han dado cita la batalla más cantada de la Europa medieval y una parada importante de su principal vía de peregrinaje. La legendaria batalla de Orreaga, los cantares de Roldán, el surgimiento del camino jacobeo y el patrimonio artístico que custodia la colegiata van derramándose por las páginas del libro, acompañadas de otros temas como la vieja ciudad de Iturissa o el privilegiado escenario natural que rodea Roncesvalles. También incluye cuatro excursiones por las inmediaciones del santuario.

Las magníficas fotografías actuales y la cuidada documentación gráfica histórica coadyuvan a que el libro cautive rápidamente a quien lo coja en sus manos. Los ágiles textos nos llevan plácidamente de un tema a otro, hasta completar en un abrir y cerrar de ojos dos mil años de historia.

Roncesvalles – Orreaga supone el segundo título de la colección Gandiaga, inaugurada con el volumen dedicado al santuario de Arantzazu.